sábado, 25 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Un 18,9% de los valencianos considera que la seguridad es el problema ‘más grave’ de València

Compromís critica que 'en sólo seis meses hay una caída de la valoración sobre la gestión del Ayuntamiento" y que 'las grandes apuestas de Catalá son ahora sus mayores problemas'

El 18,9% de los vecinos y vecinas de València consideran que la seguridad es el “mayor problema” de la ciudad, 5,5 puntos más, que en diciembre de 2022 cuando lo consideraban un 13,4% de las personas encuestadas. Así lo ha dado a conocer la portavoz de Compromís, Papi Robles, durante la rueda de prensa junto a los concejales Giuseppe Grezzi y Sergi Campillo, para presentar los datos del último barómetro municipal, que asegura “ha escondido Catalá”.

Según Robles, “no es sólo una percepción, es una realidad que la inseguridad ha aumentado mientras Catalá se dedica a hacer anuncios que no solucionan los problemas de la ciudad“, por eso insta a la alcaldesa a que “gestione y deje de ponerse en fotos que no le tocan y deje de pasear su partido por toda la ciudad y por el balcón del ayuntamiento. Que muestre respeto hacia la ciudad”.

Además, según indica Robles, también “ha aumentado el número de personas que solicitan a las administraciones públicas es mayor seguridad: si con Joan Ribó era de un 4,7%, ahora con Català es de un 8,6%.

De hecho, tal y como han evidenciado desde Compromís, 7 de cada 10 valencianos dicen haber presenciado situaciones de vandalismo en los últimos tres meses; 6 de cada 10 han presenciado consumo de drogas en su barrio en los últimos tres meses; 5 de cada 10 dicen haber presenciado robos en su barrio en los últimos tres meses; y 5 de cada diez han presenciado agresiones o peleas en su barrio en este periodo de tiempo.

“Baja la valoración servicios municipales”

Además, el estudio muestra que “baja la valoración de todos los servicios municipales salvo policía local, respecto a hace un año. Y esto nunca había pasado. De hecho, la valoración que más baja es la de la gestión de Devesa Albufera, en manos de un concejal negacionista del cambio climático y tras la ola de incendios en el parque natural en los últimos meses. La segunda valoración que más baja es la de la gestión de los carriles bici, y la tercera es la regulación del tráfico y aparcamientos públicos”.

“Cada vez hay más gente que piensa que la ciudad irá a peor. Mientras hace un año, un 17,6% de los vecinos encuestados pensaban que València iría a peor, en este último barómetro ya representan el 26,8%. Es decir, la gente con el gobierno de Joan Ribó esperaba un mejor futuro para València, pero con Català hay pesimismo” ha indicado Robles.

En este sentido, la portavoz de Compromís ha tendido la mano para mejorar la gestión, “no vamos a hacer la oposición destructiva que ella hizo. Desde Compromís mano tendida para mejorar la gestión pero en contra de que convierta al Ayuntamiento en su fachada personal”.

“Català empeora el tráfico”

Otro de los aspectos que “empeora notablemente” la percepción de la ciudadania es en la movilidad. El más significativo, el suspenso general a la circulación motorizada, que pasa de un 5’3 en el barómetro de diciembre de 2022 a un 4’8 en diciembre 2023, y es suspendido en más de la mitad de la ciudad (9 de los 19 distritos), mientras que “con Ribó la circulación se valoraba positivamente en más del 75% de los distritos”, indican desde la formación valencianista.

Del mismo modo, los cambios introducidos en el aparcamiento por parte de Català y su equipo “no están agradando a la ciudadanía” y 4,5 de cada 10 valencianos consideran que “el PP ha empeorado el aparcamiento público en apenas unos meses de gestión”. “La llegada de una paz mediática tras ocho años de polémica constante alimentada por la extrema derecha contra las políticas de movilidad sostenible del gobierno de Compromís no se ha traducido en una mejora de la percepción de los cambios introducidos en la movilidad por parte del PP”, indican.

A la ciudadanía no le están gustando las políticas de movilidad de Català, las valoran como negativas, y 4 de cada 10 valencianos piensan que la circulación rodada ha empeorado”, apunta el concejal Giuseppe Grezzi, que gestionó durante 8 años la movilidad en la ciudad con “una dura oposición de una Català que ahora está deteriorando sus logros a los ojos de la ciudadanía”.

“Pero los ciudadanos no piensan que el PP solo ha empeorado la circulación privada”, ha advertido Grezzi, que también ha resaltado que “Català también ha empeorado la valoración de la gestión movilidad sostenible. La EMT, que recuperamos del gobierno de Rita Barberá en práctica ruina y mejoramos paulatinamente, ha registrado por primera vez una bajada con los cambios introducidos por Català (bajando de un 7’3 a un 7)”.

Y paralelamente, “la bajada de los carriles bici han bajado de 7’4 a un 6’8, quizás más por la inseguridad que genera la persecución a los ciclistas del gobierno de extrema derecha, que por la propia infraestructura ciclista, que ha seguido creciendo con los proyectos aun construyéndose de nuestro gobierno, pero que no está recibiendo publicidad alguna por parte del PP”, ha concluido Grezzi.

Català fracasa con la limpieza

Por otro lado, Campillo ha recordado que “tres días después de ser nombrada alcaldesa, la señora Català dijo que se iba a dedicar “en cuerpo y alma a la limpieza de la ciudad, pero, después de seis meses de gobierno, los vecinos y vecinas de la ciudad piensan que las calles están más sucias”.

Concretamente existe un incremento (del 12,9% al 14,3%) que considera que la suciedad es el problema más grave de la ciudad y, también, hay un incremento de las personas que piden al ayuntamiento mejorar la limpieza (del 6,3% al 8,4%).

Por eso, Campillo afirma que “los grandes objetivos que se había marcado la señora Català al comienzo de su mandato están fracasando -a pesar de ser un gobierno nuevo que no se ha podido desgastar. En la limpieza la percepción de la suciedad ha empeorado muy acusadamente estos meses por parte de la ciudadanía,  aunque este gobierno disfruta de un nuevo contrato con más recursos, que dejamos adjudicado en junio del año pasado, antes del cambio de gobierno”.

Por último, Campillo, ya en temas ambientales, ha hecho hincapié en que “llama la atención que con un nuevo contrato de gestión de la jardinería, la valoración de mantenimiento de las zonas verdes ha empeorado con el gobierno de Català, pasando de de un 6,5 a un 6,3. Y la valoración de la Devesa y de la Albufera es preocupante, ya que estamos ante una bajada muy significativa en la valoración, pasando de un 7,2 a un 6,4. La ciudadanía sabe identificar perfectamente a un gobierno negacionista del cambio climático e incapaz de gestionar un área de tanto valor ambiental como es el Parque Natural de la Albufera”.

Últimas noticias

Contenido relacionado