sábado, 20 abril 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Dieciocho detenidos en València por extorsionar a usuarios de páginas de contactos

Las víctimas, por temor a que sus allegados supiesen que habían contactado con prostitutas o atemorizados porque su vida corriese peligro, accedían al pago de la cantidad exigida

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 18 personas, 14 hombres y cuatro mujeres, miembros de un grupo criminal asentado en la ciudad de Valencia y provincia, dedicado a extorsionar a usuarios de páginas de contactos. La operación policial ha permitido esclarecer un total de 39 denuncias interpuestas en diferentes puntos del territorio nacional.

Las investigaciones se iniciaron hace un año, tras tener conocimiento los agentes que las víctimas accedían a través de internet a anuncios falsos de contratación de servicios sexuales, colgados por el propio grupo criminal. Tras esto, recibían mensajes por medio de una aplicación de mensajería instantánea, en los que el supuesto jefe de las prostitutas les recriminaba haberles hecho perder el tiempo y exigía una cantidad de dinero como compensación, amenazándoles con causarles problemas de no hacerlo.

Las víctimas, por temor a que sus allegados supiesen que habían contactado con prostitutas o atemorizados porque su vida corriese peligro, accedían al pago de la cantidad exigida. No obstante, los autores continuaban reclamándoles más dinero, a fin de obtener el máximo beneficio económico.

En total, el importe de lo defraudado asciende a más de 85.000 euros y se han esclarecido 39 denuncias relacionadas con estos hechos interpuestas en diferentes puntos de la geografía española.

Estructura jerarquizada

El grupo criminal estaba perfectamente estructurado, con funciones claramente diferenciadas entre sus miembros. En el escalón más bajo, se encontraban los llamados “muleros”, aquellos que a cambio de cierta compensación económica prestaban sus cuentas bancarias para recibir el dinero procedente de las extorsiones o se encargaban de contratar los números de teléfono desde los que enviaban los mensajes a las víctimas.

En un segundo escalón, se situaban quienes realizan las llamadas o enviaban los mensajes amenazantes. Por otro lado, estaban otras personas encargadas de controlar a los “muleros”.

Asimismo, en la cúspide de la organización criminal, se encontraban los dirigentes de la misma. Estos cabecillas, además, no dudaban en agredir y amenazar de muerte a los “muleros” cuando no obtenían el dinero procedente de las extorsiones.

Últimas noticias

Contenido relacionado