sábado, 25 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Actualidad Valencia plantea una nueva forma de comunicar las fallas a la sociedad valenciana y al mundo

En la antesala de las fallas, Actualidad Valencia congrega a actores de diversas dimensiones de la fiesta fallera para analizar cual es la situación de las fallas a nivel comunicativo.

Las fallas son mucho más que una fiesta: son identidad, son negocios, cultura y forma de vida. Actualidad Valenciana ha buscado a las puertas de las fallas a diferentes protagonistas de la fiesta para valorar que imagen se da de las fallas, cual es la percepción actual y cuales deben ser las hojas de ruta a seguir en un futuro próximo para mejorar su contexto comunicativo.

Esta jornada, organizada por Actualidad Valencia y Generalitat Valenciana ha tenido lugar hoy en el Casino de Agricultura de Valencia. El encuentro no solo ha dejado numerosas puertas abiertas para valorar la situación de diferentes aspectos de la fiesta fallera, sino que ha concluído con propuestas claras encaminadas a mejorar la visión de las fallas en un futuro próximo.

El consultor de comunicación Lluís Bertomeu ha sido el primero en tomar la palabra para abrir ese interrogante sobre el modelo de fiesta al que se quiere llegar. Posteriormente en una mesa redonda han compartido puntos de vista José González, periodista de Canal 7 Televalencia; Vicente Alventosa, periodista de Play Radio; Juanjo García, artesano fallero y Roberto Elías, guionista de llibrets. La mesa estuvo moderada por el periodista de Actualidad Valencia Alejandro Carrilero. Posteriormente intervino también el director del medio Santiago Calaforra.

En representación de la Generlitat Valenciana el acto concluyó con la intervención del subdirector general de política lingüística Vicent Satorres, que expuso al público el papel del valenciano como herramienta de difusión a través de los llibrets de falla.

En cuanto a intervenciones, Lluís Bertomeu destacó el papel de las fallas como motor económico y que cada falla de la ciudad acaba siendo prácticamente una pyme que conecta con los demás sectores productivos: artistas falleros, indumentaristas, músicos, comunicación, imprenta, etc. Las fallas de Sección Especial son el escaparte de la fiesta y pese a los notables cambios en como se han financiado en los últimos 25 años, apostando por una mirada al modelo alicantino que permite más libertad a los entes festeros que Junta Central Fallera.

El periodista José González destacó la necesidad de una reinvención en el modelo de fallas y destacó el ahogo que provoca la presión fiscal y normativa. Abrirse a nuevas opciones resulta arriesgado pero las fallas celebradas en septiembre demostraron que había cambios que podían ser existosos como adelantar el horario de la cremà. En una sociedad donde “todo nos molesta” hace un llamamiento para escuchar a la sociedad y poder conjugar el deseo de los festeros con las necesidades del barrio.

Vicent Satorres destacó el elemento diferenciador de las fallas respecto al resto de fiestas por sus múltiples vertientes, “tienen de todo: cuentan con música, bailes, indumentaria propia, los monumentos…”. También destacó el papel de los llibrets en la promoción del valenciano en las fiestas josefinas y su evolución, recordando que el pasado 2 de marzo se dieron 80 premios de llibrets a fallas de la Comunitat Valenciana y 30 solo para fallas del cap i casal.

El guionista fallero Roberto Elías reivindicó en esa misma línea unas fiestas más cercanas al modelo de pandemia, con horarios que favorecían la conciliación con los vecinos, y así generar una visión positiva que permita dar a conocer más que se hace en una falla. Señaló una falta de comunicación dentro del colectivo, se ha trabajado mucho por hitos como ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad pero ni se ha desarrollado ni se ha acercado desde entonces las fallas a la sociedad valenciana.

El artesano fallero Juanjo García reclamaba también la falta de comunicación con la sociedad a la hora de dar a conocer las fallas a la ciudadanía. Una de las asignaturas pendientes es la ciudad fallera, un lugar por donde se puede pasar y ver como se hacen las fallas desde cero. La ciudad fallera mantiene en pie oficios únicos como artistas falleros, escayolistas y doradores, sin embargo falta un buen relevo generacional y se ha perdido la figura del aprendiz y el elemento pasional que supone formar parte del entramado de la fiesta fallera.

Por su parte el periodista Vicente Alventosa reivindicaba también un mayor equilibrio entre profesionalidad y pasión para las personas que se desarrollan laboralmente en el mundo fallero. También fue crítico con la falta de proyección a nivel turístico, para hizo la propuesta de tener una falla permanente todo el año en el aeropuerto de Manises, en el puerto de Valencia y en la estación de tren de alta velocidad.

El moderador de la mesa Alejandro Carrilero centró sus conclusiones en tres pilares fundamentales: una revolución fiscal que permitiera a las fallas desarrollarse con una mayor colaboración público-privada, una mayor labor de dar a conocer las fallas a la sociedad valenciana empezando por los colegios y por último la necesidad de una mayor implicación pasional en las generaciones que se incorporan al mercado laboral involucrado con las fallas.

Fue el director de Actualidad Valencia Santiago Calaforra quien hizo además un llamiento a hacer una mirada al exterior a modelos de otras localidades que han conseguido conectar muy bien un modelo de convivencia positivo conectando de forma integral la convivencia vecinal, el tejido empresarial y las necesidades de los colectivos festeros, un modelo que podría exportarse a los barrios de Valencia para conseguir una comunicación más positiva entre el colectivo fallero y el resto de la sociedad.

Últimas noticias

Contenido relacionado