16:02 - sábado, 24 febrero 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

‘La Mataobras’, la iniciativa ciudadana contra los bajos turísticos ilegales de València

La plataforma de denuncia ha recibido en menos de 20 días más de 100 denuncias a través de las redes sociales que se notifican al Ayuntamiento para que compruebe la legalidad de las obras y los permisos

La gentrificación y la turistificación ya ha comenzado a ser un problema en València, una de las ciudades más de moda. La llegada de turistas cada vez es mayor y los barrios de la capital del Turia se quedan pequeños ante esta presencia masiva de viajeros, sobre todo, por la falta de viviendas, tanto para residentes como para uso turístico, lo que está llevando a transformar bajos comerciales en apartamentos turísticos, la mayoría ilegales.

Para luchar contra esta proliferación nace la iniciativa ciudadana ‘La Mataobras’, un perfil en redes sociales que tiene el objetivo de denunciar todas aquellas obras ilegales que se están llevando a cabo en diferentes zonas de la ciudad para convertir estos espacios comerciales en viviendas de uso turístico.

“No importa el barrio, más cerca de la playa o más lejos; más cerca del centro o de las afueras, los bajos comerciales están desapareciendo. Hay manzanas enteras como viviendas y el pequeño comercio desaparece. Es un proceso de turistificación que echa al vecindario, invita al turismo de borrachera, quita la tranquilidad y la red de vecindario” asegura la propulsora de la idea.

La creadora de esta plataforma explica a Actualidad Valenciana que este proyecto nace principalmente tras la indignación de las obras que se llevaron acabo en un edificio de Poeta Mas y Ros. Unos trabajos sin el permiso de la comunidad de vecinos y vecinas y sin una licencia de obra y que consistieron en hacer una salida de humos y luz dentro de un patio de viviendas, donde dan los dormitorio de los pisos, para poder transformar este bajo comercial en un apartamento turístico.

A raíz de esta problemática, a principios de noviembre, lanzó el perfil en Instagram que acumula cerca de 700 seguidores y, en a penas veinte días, ya ha presentado más de 100 denuncias por registro de entrada en el Ayuntamiento de València para que comprueben si tiene licencia de obra o, si está ya terminado, si tienen licencia de actividad para destinarlo como alojamiento turístico.

Concretamente, los vecinos y vecinas de la ciudad envían a través de esta red social una foto de la fachada y la dirección exacta donde se ubican estos bajos comerciales, tanto en obras como ya terminados, que se van a destinar a pisos turísticos presuntamente ilegales. Con ello, la impulsara de la iniciativa notifica al Ayuntamiento por registro de entrada esta información para que verifiquen si cumple con la normativa y tiene todos los permisos.

“Nos encontramos con obras sin permiso y otras, con permisos que no se corresponden con el tipo de obra. Hay bajos que ya están en plataformas de alquiler y en el catastro continúan como bajo comercial” denuncia. De hecho, recibe información de diferentes distritos de la ciudad, especialmente los más turistificados como Ciutat Vella, Benimaclet o Poblats Marítims, aunque también le ha llegado fotos de bajos “ilegales” en municipios del área metropolitana como Burjassot e incluso de la ciudad de Alicante.

Sanciones y un catastro que no coincide

Llevamos muy poco tiempo para obtener resultados, aunque de momento el Ayuntamiento nos ha contactado para pedir con exactitud datos, ya que el número de calle y de catastro no coincide, o no es fácil conocer el número de bajo. Esta es la mayor problemática que tenemos” explica la promotora de este proyecto, que también incide en la necesidad de cambiar y aumentar las multas por acometer obras sin licencias, ya que en la Comunitat Valenciana las sanciones van de 300 a 3.000 euros mientras que en Madrid llegan hasta los 600.000 euros.

Igualmente, exigen al gobierno municipal volver a la ley anterior “que no permitía bajos turísticos” y que se “limite toda València como ya se ha hecho en el barrio del Cabanyal”. “Limitar tiene que ir de la mano de medidas de control reales y concretas, y con multas efectivas y ejemplarizantes” ha asegurado.

“Turistificación descontrolada”

El uso de bajos comerciales en condiciones de “infravivienda hotelera” -que no cuentan con las mínimas condiciones de habitabilidad como ventilación o luz natural- se une al “tsunami” de viviendas residenciales pasadas al alquiler turístico que están llevando a València a una “turistificación descontrolada” y a un problema de acceso a la vivienda, tal y como está alertando la Federació d’Associacions Veïnals de València (FAAVV).

En este sentido, reclaman un plan sistemático de inspecciones a los apartamentos turísticos y establecer una moratoria de licencias hoteleras para viviendas y hoteles hasta “regular los cambios de uso y la capacidad de carga turística en cada barrio y contar con una ordenanza reguladora de la actividad”.

“València puede ser una ciudad turística, pero no a costa de arruinar la vida de la ciudad para sus vecinos y vecinas” explicaba la presidenta de la Federación vecinal, Maria José Broseta, que además evidenciaba que la aparición de esta “burbuja” está provocando la “expulsión de residentes” de muchos barrios, así como el encarecimiento generalizado de la vivienda y “una drástica” reducción de la oferta en el mercado del alquiler, ya que estos alojamientos tienen una “alta rentabilidad” frente a la opción residencial.

Del mismo modo, en un reciente debate sobre turismo y ciudad organizado por la asociación, los vecinos y vecinas plantearon diferentes propuestas para hacerlas llegar al gobierno municipal y poder poner “coto” a esta proliferación de pisos turísticos. Entre ellas, un plan de choque para revertir el uso terciario hotelero de viviendas residenciales, la realización de un informe sobre el número y características del alojamiento hotelero en la ciudad, una ordenanza que regule licencias y actividad o la inclusión de limitaciones a la actividad de las viviendas turísticas en los estatutos de las comunidades de vecinos.

Compromís pide un plan de inspecciones

Una problemática con la que también quiere acabar Compromís y que han pedido al gobierno municipal de PP y Vox que ataje. De hecho, la portavoz de Compromís en el Ayuntamiento de València, Papi Robles, ha puesto el foco en la “alarma social” que está creándose en València ante la retirada de viviendas del mercado ordinario y la creciente transformación de bajos comerciales en apartamentos turísticos que asegura “está provocando el cierre de comercios en activo, un fenómeno que llega ya a casi todos los barrios de la ciudad, cuya intensidad destaca durante los últimos meses en aquellos adyacentes a los distritos ya saturados, de Ciutat Vella y Poblats Marítims”.

Ante esta situación, Robles ha presentado una moción a la Comisión de Urbanismo, en la que da visibilidad a la plataforma ciudadana de “La mataobras”, para que el gobierno municipal “tramite de forma inmediata” este centenar de denuncias. Del mismo modo, pide que se ponga en marcha con “la mayor celeridad” un plan de inspección sobre las viviendas de uso turístico que están en funcionamiento en València y se cree la unidad de policía turística para realizar estas acciones.

“El gobierno de Catalá y Vox no está asumiendo su responsabilidad y está dejando de lado al vecindario por intereses especulativos y partidistas. València debe ser una ciudad para vivir que apueste por viviendas asequibles y un comercio de barrio. Por ello, le exigimos a la alcaldesa que trabaje y ponga en marcha de forma urgente un plan de inspección sobre aquellas viviendas de uso turístico para garantizar que cumplen los requisitos legales”, ha manifestado Robles.

Últimas noticias

Contenido relacionado