jueves, 20 junio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

El maratón de Valencia: 44 años de historia

Una carrera que supone mucho más que 40 kilómetros por las calles de Valencia

El maratón de la ciudad de València, también llamado Maratón Valencia Trinidad Alfonso Zurich, es una carrera a pie de 42.195 kilómetros, que se celebra cada año. La historia de este multitudinario evento deportivo está estrechamente ligada a la Sociedad Deportiva Correcaminos, uno de los primeros clubes deportivos que abrazaron el atletismo popular a finales de los años 70.

Primer cartel de la Maratón de Valencia

El club nació poco después de que Miguel Pellicer y su mujer, Angelita Carrascosa, fundaran la Sociedad Deportiva Correcaminos, en 1979, en el bar Danubio. Ya habían comenzado a funcionar los maratones de Barcelona, Madrid y San Sebastián. También, aunque no con carácter popular, el de Fuengirola -más adelante, de los Pacos-. Valencia estrenó el suyo el 29 de marzo de 1981, el mismo día que el de Londres.

Algunos corredores de la primera edición en 1981

Aquello fue una aventura, casi una osadía, pues los organizadores se pusieron el dorsal y salieron a correr, como si la prueba no necesitase más atenciones. Teodoro Pérez Tomé, que era atleta del Valencia CF, y Nuria de Miguel, que llegó a ganar en tres ocasiones, fueron los primeros clasificados en una carrera todavía muy experimental, con casi tantos menores como mujeres (siete) alcanzando la meta. En cambio, el porcentaje actual de mujeres que participan ya es mucho mayor. Según han afirmado desde la SD Correcaminos, “este año el 21% de los participantes serán mujeres, frente al 20% de la edición anterior”.

Al año siguiente la cita se adelantó al mes de febrero, donde se mantuvo hasta 2010, cuando se decidió pasarla al otoño. A partir de la segunda edición todo fue mucho más serio. El despreocupado comité organizador del estreno mutó en un grupo de apasionados, apodado por Toni Lastra como el ‘club de los expertos’.

El Maratón Popular de Valencia iba creciendo poco a poco y en 1986 se integró en la AIMS, la Asociación Internacional de Maratones y Carreras de Ruta, y, tras la muerte de Paco Gómez Trénor, presidente de Correcaminos, la prueba añadió la denominación de Memorial Paco Gómez-Trenor.

La octava edición fue trascendental. Valencia fue elegida para organizar el Campeonato de España de Maratón y aquello fue el espaldarazo definitivo para que el Ayuntamiento permitiera, un año después, que la carrera discurriera por dentro de la ciudad. El circuito urbano fue una conquista que llevó nueve años. Y así se celebró. Aunque aún quedaban muchos avances por lograr. Uno de los años más recordados es 1991, pues la carrera se desarrolló bajo un fuerte diluvio.

Los éxitos comenzaron a tener su reflejo en el censo de la carrera y con ello, la mejoría de marcas y número de corredores atrajo a nuevos patrocinadores que ayudaron a encumbrarla. El ascenso de Paco Borao, presidente de Correcaminos, a la jefatura de la AIMS y la entrada, en 2012, de la Fundación Trinidad Alfonso para gobernar la carrera junto a los sabios de Correcaminos permitieron que el Maratón comenzara a tener el reconocimiento que debía.

Miembros de la Fundación Trinidad Alfonso

La última década comenzó con más de cinco mil corredores cruzando la meta; en 2014 la cifra ya superó los 10.000; en 2016, los 15.000; y en la última edición, en 2019, se traspasó la frontera de los 20.000 (21.233 exactamente), ya muy por encima del resto de maratones en España. Actualmente, puede presumir de agotar los más de  30.000 dorsales diez meses antes de la carrera. Un hecho que para el presidente del club, Paco Borao, no supone ninguna presión, sino que “es un impulso para seguir haciéndolo cada vez mejor y para trabajar con más ganas aún”.

Más de 40 años después, “esta entidad deportiva sin ánimo de lucro encargada de fomentar el running”, no abandona su pasión y organizan el mejor Maratón de España, para “que la gente sea feliz corriendo o viendo correr, y que alcance sus sueños deportivos personales en la carrera que nosotros, que ellos como corredores además de organizadores, quisieran correr”, tal y como destaca, su director gerente, Juan Botella.

Detrás de la Maratón

Para que tenga lugar un evento tan multitudinario como lo es la Maratón de Valencia, se necesita previamente una gran planificación. Cada pequeño detatelle, se mira con lupa para que nada salga mal ese día, y los corredores puedan vivir la “experiencia única” que tratan de conseguir desde la organización.

La SD Correcaminos, comparan la Maratón con “las fallas, pues al día siguiente de la prueba ya estan trabajando en la siguiente edición, aunque en realidad, es que en algunas áreas se trabaja incluso a más años. A nueve meses del maratón de 2024, ya se están pensando cosas para 2025”.

En cuanto al recorrido, su director gerente, Juan Botella, destaca que “hay un equipo que trabaja en la selección de este, buscando que no haya desniveles, que no existan problemas de capacidad en las calles para albergar miles de personas, la afectación de la ciudad y las rutas de emergencia, y estudiando la dirección del viento (que suele ser del Norte o del Oeste en diciembre)”. Todo ello para que así se “garantice el máximo de seguridad posible a participantes, público y ciudad, a la vez que se construye un evento de dimensión internacional”, asegura.

Recorrido de la Maratón de Valencia

En cuanto al área comunicaiva, Juan Botella, menciona que ésta se encarga “de que haya presencia de la prueba los 365 días del año en medios generalistas y específicos del atletismo. Un equipo se desplaza además a las Ferias de los principales maratones del mundo para tener presencia con un stand interactivo”.

Por otra parte, también dejan claro desde la organización que “al ser una carrera oficial dentro del calendario de la World Athletics, los controles antidopaje son obligados. Además, desde la organización se hace un gran esfuerzo (más del obligado) por luchar contra el dopaje, invirtiendo mucho presupuesto en esta área”.

Finalmente, quieren hacer incapié en que la organacización de la Maratón tiene a su disposición “un equipo de seguridad propio, además de la colaboración de unos 300 agentes de la Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil. También cuentan con dispositivo médico formado por 2 hospitales de campaña, más de 30 médicos, 36 ambulancias en el recorrido, 100 sanitarios y 180 voluntarios. Hay 10 patinadores en carrera con desfibriladores, y otros 20 médicos empotrados en cada una de las nueve oleadas para prestar asistencia. Todos estos equipos están coordinados desde un Centro Único donde llega la información en tiempo real. El encaje de enorme grupo de profesionales de la seguridad y la medicina se trabaja específicamente durante el año”.

Sanitarios prensentes en el recorrido de la Maratón de Valencia

De cara a esta próxima edición, aseguran “que van a dar lo máximo posible. En el conjunto del evento, habrá pequeños cambios porque siempre intentan seguir mejorando en todos los aspectos. Pero no se prevén grandes novedades”.

Maratonianos de récord

Conocido como el maratoniano “que voló” en el Maratón de Valencia, el etíope Sisay Lema (43 años), ha batido el récord de la prueba con un tiempo de 2:01:47, en la categoría masculina. Lemma replica la historia de aquella generación de maratonianos africanos que empezaron a correr descalzos (en su caso a los 17 años) debido a la falta de zapatillas en su país.

Sisay Lema cruzando la meta de la 42º de la Maratón de Valencia

Actualmente, el nombre de Sisay Lema, ocupa la cuarta marca más rápida de la historia y le arrebató el récord de la prueba, nada menos que, a Kelvin Kiptum (consiguió el récord del maratón en 2022), y su compatriota Kenenisa Bekele, a quien estuvo a punto de arrebatarle el récord de Etiopía.

La, también, etíope Amane Beriso protagonizó la gran sorpresa en el 41ª Maratón de Valencia-Trinidad Alfonso, al batir a la favorita, su compatriota Letesenbet Gidey, con un tiempo oficioso de 2:14:58 horas, récord de la prueba valenciana y tercera mejor marca mundial de la historia en la categoría femenina. Con solo cuatro maratones en su historial (Dubai, Mumbai, Praga y Toronto) a sus 31 años, Beriso hizo historia en Valencia.

Amane Beriso cruzando la meta de la 41ª edición de la Maratón de Valencia

A nivel nacional, la atleta catalana Marta Galimany (38 años) ha batido en València el récord de España de maratón con un tiempo oficioso de 2h: 26:14 horas, superando la anterior plusmarca de Ana Isabel Alonso (2h:26:51) que la palentina ostentaba desde 1996.

La carrera atlética de Galimany es algo atípica, pues practicó baloncesto y no se dedicó al atletismo hasta pasada la veintena, con resultados poco llamativos en pruebas de medio fondo y obstáculos.

Marta Galimany emocionada tras haber logrado el récord de España

Posteriormente, en 2023 se batió de nuevo el récord femenino, con Majida Mayouf, y el masculino, con Tariku Novales, lo que hace de esta competición una progresiva de récords que alientan la llegada de corredores profesionales en un lugar y momento con condiciones óptimas para romper nuevas marcas.

Majida Mayouf y Tariku Nogales después del maratón de Valencia en 2023.

Una más de la familia

La Maratón de Valencia a lo largo de todas sus ediciones ha sido testigo de los miles de corredores que han participado en ella, aunque hay cuatro de ellos que son especiales por correrlas prácticamente todas, hasta que por unos motivos u otros se vieron obligados a dejar de hacerlo. Ellos son Monolo Sánchez (65 años), Paco Rubio, Manolo Gutiérrez (68 años) y, el reciente fallecido, Domingo Mengual.

En el encuentro con Manolo Sánchez y Manolo Gutiérrez, el primero cuenta que todo empezó cuando se quedó sin trabajo a finales de los setenta. Acostumbrado a madrugar, un día decidió salir a correr. Fue ese día cuando vió el cartel de la Maratón de Valencia colgado en el Corte Inglés y decidió apuntarse sin tener idea a lo que se iba a enfrentar: “Cuando hice la primera me juré que no volvía a correr una maratón más en mi vida”. A pesar de ello, decidió continuar, pero “preprándolas mucho más”.

Manuel Sánchez y Manuel Gutiérrez en la 34ª edición

Por su parte, Manolo Gutiérrez, se introdujo en el mundo del ‘running’ a los 14 años cuando formaba parte del Club de Atletismo Estudiantes San José, en el que solo habían chicos. Tras terminar la etapa del colegio, siguió corriendo por afición, hasta que se le presentó la oportunidad de participar en la primera edición de la Maratón de Valencia: “Quería saber cual era la sensación de correr más de 42.000 kilómetros”, asegura.

‘Los cuatro magníficos’ posando junto a Paco Borao

Ambos, junto a sus otros dos compañeros, eran conocidos en esta prueba como ‘los cuatro magníficos’, aunque reconocen que “desde la sencillez y la humildad no le dan importancia a lo que han hecho”. Sin embargo, ambos si que muestran admiración por su amigo Domingo Mengual, ya que era el más mayor de todos ellos: “Tenía una forma de correr muy económica. Con su pisada y su movimiento de piernas ahorraba mucha energía”.

Domingo Mengual, llegando a meta en la última edición del Maratón de València, en 2021

A nivel de preparación, destacan que “hay que entrenar con cabeza y con sentido común, pero sobretodo respetando a tu cuerpo. Si empiezas de cero corriendo maratones, como yo, vas a sufrir porque no tienes la preparación suficiente. Hay que ir poco a poco, porque no se trata de pasarlo mal, sino de disfrutarlo”.

Tras mucho esfuerzo diario, para Manolo Sánchez cruzar la meta es como un “trabajo hecho”. Aunque destaca que “lo más importante es la salida, ya que te enfrentas a una experiencia única que hay que vivir y que no sabes como se va a desarrollar durante esos más de 42 mil kilómetros”. En cambio, Manolo Gutiérrez lo describe como “si el cerebro intentase llorar de la emoción por haberla terminado. Es una mezcla de euforia, con adrenalina y alegria. ”

‘Los cuatro magníficos’ corriendo juntos en la Maratón de Valencia

Para ellos, la Maratón de Valencia, ha marcado su vida durante más de 40 años. “Es una más de la familia”, asegura Manolo Gutiérrez. Sin embargo, tampoco olvidan los complicaciones que han tenido que vivir como “las lesiones por sobrecarga”, o el simple hecho de “saber controlar el cerebro a tiempo para que no te juegue malas pasadas”. En este sentido, Manolo Gutiérrez, remarca que cuando se ha visto en una situación límite en pleno maratón, él mismo ha sido el que le ha dicho a su cerebro, “no vas a conseguir que me rinda”, para así poder seguir hasta el final.

Aunque ahora tienen claro que seguir corriendo maratones no sería beneficioso para su estado de salud actual, “matan el gusanillo saliendo a correr”, y, así, de esta forma, aquellos tiempos que les traen “tanta nostalgia” y que “recuerdan con tanto cariño”, no caigan en el olvido. No hay duda de que la Maratón de Valencia ha sido su nexo de unión, permitiéndoles así, crecer como corredores, pero sobretodo como grandes personas. 

Algo más que una carrera para Valencia

La competición organizada por la SD Correcaminos y el Ajuntament de Valencia registró el año pasado un récord de corredores, con 32.455 inscritos. Este incremento de participantes se ha reflejado en el impacto económico de la prueba, alcanzando 31,3 millones de euros de gasto turístico en la capital del Túria y sus alrededores, según un comunicado de la organización.

Tal y como revela el Informe de Impacto Económico de la prueba elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), la organización invirtió en la celebración de la edición número 43, hasta 6,2 millones de euros. Es decir, por cada euro invertido por la organización se han generado cinco euros de ingreso turístico.

Paco Borao junto a miembros del Ivie

La elevada cifra de corredores extranjeros, que ya representa un 57% del total (18.540 personas), es una de las causas del aumento de este ingreso, porque su estancia en la ciudad es más larga y su gasto medio diario es mayor.

Sin embargo, el ingreso turístico no es el único impacto económico que deja el Maratón Valencia. Los 37,5 millones de euros que suman el ingreso asociado a la organización y el realizado por los participantes y sus acompañantes generan un impacto total sobre la cifra de negocios (facturación de las empresas) de la economía valenciana de 67,6 millones de euros. Además, en la edición pasada, se registró un aumento en la repercusión sobre el empleo, ya que la actividad generada por el Maratón Valencia 2023 permitió mantener el equivalente a 600 puestos de trabajo a tiempo completo al año.

Últimas noticias

Contenido relacionado