domingo, 14 julio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Marta Pérez-Carbonell: ‘Es una historia sobre relaciones humanas, sobre la difusa línea entre ficción y realidad’

Charlamos con Marta Pérez-Carbonell, por la publicación de su primera novela ‘Nada más ilusorio’ (Editorial Lumen | Penguin Libros), sobre literatura, la línea que separa la realidad y la ficción y su ciudad de la infancia: Alicante, entre otros muchos temas.

La propia Rosa Montero señala sobre la ópera prima de Marta Pérez-Carbonell, ‘Nada más ilusorio’ (Editorial Lumen | Penguin Libros), que es: “Una aventura inesperada. Una sutil telaraña de historias y palabras que fascinan y envuelve, que te atrapa inadvertidamente, como le ocurre al niño que escucha boquiabierto un bello cuento. Un debut poderoso e inolvidable”.

Cuando quedamos para entrevistarla la autora tiene un agenda repleta así que posponemos la entrevista para hacerla vía telefónica. Pérez-Carbonell nos atiende feliz, expectante y muy ilusionada con todo lo que está reportando su novela. Así, nos confiesa qué “escribo un poco lo que me mueve, lo que me motiva. Me interesa mucho el relato, los que compartimos, lo que silenciamos”.

Precisamente, ‘Nada más ilusorio’ va de eso. De historias que se entrelazan y de cómo “a base de compartir ese relato vivimos un poco en nuestra propia ficción”, nos apunta. “De cómo creamos nuestra identidad y nuestra idea de los que somos”, añade.

Fanática de Javier Marías, su libro favorito es ‘Corazón tan blanco’, no para de bailar con ‘Que te den’ de Amparanoia, siente predilección por ‘El reino de las luces’ de René Magritte, su sueño por cumplir es “flotar en gravedad cero” y su viaje pendiente, casualmente, es Socotra (destino fundamental en su novela).

Entre confesiones por parte del entrevistador y la entrevistada, esta autora novel nos confiera que lee los mensajes de los demás en el transporte público -el escenario principal del libro transcurre en un tren y la relación entre su viajeros- “sólo si tienen la letra grande y mucho emoticonos”.

Entrevistamos a esta “apasionada de la literatura, de los animales, de los idiomas, de los cambios de vida y de los nuevos comienzos”, que también se define como “hija, hermana, pareja, amiga. Varía según quién te mire. Pero siempre lectora” sobre su nueva novela, literatura, la delgada línea que separa la realidad y la ficción, de identidad y su ciudad de la infancia: Alicante.

¿Cómo llega una joven desde Alicante a ser profesora de literatura española contemporánea en una Universidad de Nueva York?

He hecho casi toda mi carrera académica en Reino Unido, así que mis publicaciones y perfil siempre han sido un poco de corte anglosajón. Estudié lo equivalente a Filología Hispánica en la Universidad de Southampton y, aunque Filología Inglesa la estudié en Salamanca, el último curso ya lo hice en la Universidad de Cambridge con una beca de Intercambio, dando clases de español en uno de los colleges a la vez que terminaba la carrera. Después en Londres hice el máster y la tesis doctoral mientras daba clases de lengua y de traducción y, una vez terminé, me puse a buscar una posición permanente y di el salto a EE. UU. cuando me contrataron en la Universidad de Colgate, en el estado de Nueva York.

¿Qué es lo que más se echa de menos de la Terreta, de Alicante o de la Comunitat en general?

La luz, sin duda; el cielo azul lo cambia todo (para bien), también poder ver el mar, y la vidilla de la calle. Y tener gente alrededor que te conoce desde siempre, y son como familia.

¿Cómo comenzaste en el mundo de la escritura?

Comencé desde el estudio de ese mundo. He pasado muchos años analizando la obra de varios grandes escritores contemporáneos de nuestro país (Marías, Montero, Millás…) y publicando artículos sobre su obra narrativa. Sus voces me han acompañado durante años muy formativos, y siempre las he escuchado muy alto. Cada uno llega a la escritura de un modo, yo creo, el mío fue a través de ese estudio exhaustivo de la literatura. Y un día, me lancé a ello yo también.

¿Cuál es para ti la parte más complicada del proceso: pensar la historia, armar los personajes…?

En mi caso, tenía la sensación de que la historia iba como desplegándose un poco ante mí. No es que no requiriera esfuerzo, pero no era a la manera consciente que lo requieren otras cosas. Y lo mismo con los personajes: se fueron desvelando sus voces, las relaciones entre ellos, lo que padecían… Lo más complicado es encajarlo todo, que no existan cabos sueltos, que haya coherencia y lógica interna. 

¿Y la que más te gusta o resulta más fácil llevar a cabo?

Concebir la historia, que vaya llegando ese latido y ese pulso de los personajes.

¿Cómo surge la idea de esta tu primera novela?

Surgió hace 10 años, mientras estaba terminando la tesis. En aquella época vivía en Londres y cogía un tren a diario, y me acechó esa idea de qué ocurriría si confluyeran las historias de un libro y un tren. Luego no la desarrollé durante mucho tiempo, y el año pasado, la retomé y fui tirando de ese hilo…

¿Qué encontrarán los lectores y lectoras en ‘Nada más ilusorio’?

Una historia sobre relaciones humanas, sobre extraños que se conocen en un tren, sobre la difusa línea entre ficción y realidad… Y también sobre viajes.

Se ha vendido hasta en 8 países antes de su publicación en España, ¿Cuál crees que ha sido el motivo principal?

¡No lo sé! Los editores en general han comentado que es una novela literaria que a la vez tiene una historia que atrapa al lector, y que esa combinación es la que la hace poderosa.

¿Por qué consideras que ‘Nada más ilusorio’ “es una novela donde hay más dudas que certezas”?

Porque creo que refleja un poco el tipo de literatura que a mí me gusta leer: libros que te plantean preguntas (no directamente, pero sí a través de su trama), que te llevan a situaciones imbuidas de incertidumbre, que no te intentan “enseñar” algo o decir: esta es la moraleja de la historia, sino que interpelan al lector.

¿Te imaginas tu novela en formato audiovisual?

Yo tengo muchas imágenes de la historia y todas son muy vívidas, pero de ahí a que se convierta en una película… no sé. Dependerá de mil cosas que no soy yo, pero sería fascinante pensar en que se recreara el universo del libro de ese modo.

¿Cómo ves el panorama literario valenciano con el éxito de novelas como ‘Noruega’ o ‘Mireia’?

¡Es maravilloso! Y ojalá se siga por ese camino. Tiene pinta de que sí.

Y más en concreto, ¿la literatura en valenciano?

Es fantástico que cada vez proliferen más novelas que triunfen en valenciano.

¿Qué escritores y escritoras son referente para ti?

Javier Marías, Rosa Montero, Juan José Millás, Montserrat Roig, Carmen Laforet, Ricardo Piglia, Samantha Schweblin, Hernán Díaz, Katie Kitamura, Sigrid Nuñez, Paul Auster, Joan Didion, Elizabeth Strout, Rebecca Makkai…

¿Tienes planes de futuro? ¿Cuáles son los próximos proyectos a corto, medio o largo plazo?

Seguiré dando clase en la universidad, a corto plazo en Madrid, porque tenemos un programa allí y lo dirigiré yo este año, a medio plazo en Nueva York. Estoy escribiendo otra historia, así que eso también es un plan a medio plazo. A largo plazo siempre es más difícil, pero seguiré pasando todo el tiempo que pueda en Alicante, que es como la ciudad de mi infancia y siempre la echo de menos.

Últimas noticias

Contenido relacionado