jueves, 13 junio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Migrantes en situación irregular y mujeres solas, perfil de los beneficiarios de Cáritas Valencia

La red de Cáritas Valencia acompaña a 54.317 personas en 2023, un 5% más que el año anterior

La red de Cáritas acompañó a un total de 54.317 personas en 2023 –un 31% menores–, lo que supone un 5 por ciento más que el año anterior, y el perfil de las personas que solicita ayuda se mantiene: migrantes en situación administrativa irregular, mujeres solas, parejas jóvenes con menores de edad a su cargo y personas con viviendas precarias. Una tendencia de crecimiento en las atenciones que se prevé que se mantenga este año.

Así, lo han señalado este jueves el arzobispo de Valencia, Enrique Benavent, la directora de Cáritas Valencia, Aurora Aranda, y la secretaria general, Belén Lado, en rueda de prensa para presentar la Memoria de de actividad de las 426 Cáritas parroquiales en 2023, que realizaron 180 proyectos.

En concreto, de las 21.913 personas que llamaron directamente a la puerta el 74% eran mujeres, que “sufren violencias de muy diversa índole por su condición de mujer, en diversos grados y contextos sociales, hasta el extremo de la pobreza y la exclusión social; y un 74% migrantes, que fueron acompañados en los procesos de arraigo y contextualización para poder iniciar trámites para su regularización, encontrar un empleo digno y poder acceder a vivir de forma autónoma.

Además, la secretaria general, Belén Ladomás, ha detallado que más de un 48% de las personas atendidas han sido acompañadas por primera vez, mientras que casi el 8% de las personas atendidas lo son desde hace más de 10 años.

“Las situaciones se cronifican y la pobreza intergeneracional permanece. Las personas que nacieron y se criaron en condiciones de desigualdad socioeconómica tienen cada vez más dificultad para mejorar sus condiciones de vida, con el riesgo de perpetuar las mismas dificultades para a sus hijos e hijas”, advierte. Por ello, Cáritas, ha recalcado, “prestó especial atención a los 16.659 niños, niñas y adolescentes beneficiarios de nuestra acción y trabajamos para evitar que las situaciones de pobreza y exclusión se perpetúen”.

Así, el encarecimiento significativo del coste de la vida a consecuencia de los conflictos armados sigue “manifestándose con toda crudeza entre las personas en situación de mayor vulnerabilidad en el territorio de la diócesis”.

Del total de los más de 12 millones de euros que Caritas invirtió en la diócesis de Valencia, un 39% estuvo destinado a programas y proyectos de acompañamiento; y un 34 por ciento en cubrir necesidades básicas como, suministros, ayudas para alquiler, desahucios, pago de recibos, reparaciones en la vivienda, alimentación, medicamentos o ayudas educativas.

De quienes solicitaron apoyo económico en vivienda, el 66% se encontraba en situación de régimen de alquiler por subarriendo. Algunos de estos casos se encuentran con la dificultad en la tramitación del empadronamiento en el mismo domicilio que obstaculiza su proceso de integración.

Además, 2.000 personas encontraron una oportunidad laboral gracias a los 32 equipos de acompañamiento en la búsqueda de empleo. El perfil laboral de las personas que acuden a Cáritas se centra en empleos temporales, jornadas parciales y salarios insuficientes y afectan principalmente a mujeres. “Empleos muy feminizados en lo doméstico, atención domiciliaria, limpieza e incluso hostelería, mayor precariedad laboral marcada por la inestabilidad”, constata.

Entre las personas acompañadas por Cáritas Valencia destacan los 1.033 menores de edad que participan en nuestros proyectos de Infancia y adolescencia o residieron en el Hogar Mare de Déu dels Desemparats i dels Innocents. Asimismo, un total de 43 familias son acompañadas en sus hogares; mientras que 144 personas migrantes o en situación de sin hogar residieron en viviendas de la institución y en el Centro de acogida San Esteban. Además, 123 mujeres fueron acompañadas desde el proyecto Jere-Jere.

Retos

Por su parte, la directora de Cáritas Valencia, Aurora Aranda, ha destacado, ante estas cifras, la necesidad de que la Administración “garantice políticas públicas que dignifiquen a todas las personas y, sobre todo, a aquellas que se encuentran en situaciones vulnerables”.

En concreto, ha reclamado “planificar y coordinar políticas de empleo focalizadas en los colectivos con un acceso más complicado al mercado laboral y que tengan en cuenta la situación personal y familiar de la persona trabajadora”. En cuanto al acceso a una vivienda digna y adecuada, ha propuesto ampliar el número de viviendas de alquiler de calidad a precios asequibles; aumentar el parque público de vivienda en alquiler social para aquellas familias con rentas más bajas y cumplir el 3% de dotación residencial que marca la ley, ampliable al 5%, para garantizar un hogar a familias en situaciones de extrema necesidad.

Asimismo, se ha referido a “la necesidad de seguir garantizando el derecho al mínimo vital para todas las personas con un sistema de garantía de ingresos mínimos que esté dotado con la cobertura suficiente y cuya tramitación se agilice”.

Por su parte, el arzobispo de Valencia, Enrique Benavent, ha destacado la labor de las 4.983 personas voluntarias –el 67% mujeres–, “un ejército de personas que desde un compromiso cristiano, desde una actitud totalmente generosa, dedican parte de su tiempo a acompañar a las personas y a abrirles caminos de esperanza, son la gran riqueza de Cáritas”.

Asimismo, ha destacado que Cáritas “siempre está atenta a las nuevas formas de pobreza que van surgiendo” y que también ha modificado su forma de prestar atención para respetar en todo momento “la dignidad” de las personas.

Últimas noticias

Contenido relacionado