jueves, 13 junio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

El proyecto del parque de Desembocadura gusta al vecindario de Natzaret pese a ‘que llega tarde’

Desde la entidad vecinal aseguran que es un 'pequeño gran paso en la buena dirección', pero seguirán reclamando un parque con desembocadura

La deuda histórica de la ciudad con el barrio de Natzaret está más cerca de paliarse, o al menos, esa es la intención del Ayuntamiento de València. Ayer el alcalde, Joan Ribó, y la vicealcaldesa, Sandra Gómez, dieron a conocer el proyecto ganador para el futuro parque de Desembocadura y el tramo final del Jardín del Túria.

Un proyecto que unirá el tramo final del cauce del río con la fachada marítima y apuesta por recuperar la morfología original del río hasta el puente de Drassanes. Del mismo modo propone un bosque urbano “como el de la Rambleta”; incorpora una playa fluvial, una lámina de agua que recuerda a la playa de Natzaret, pero se descarta la conexión con el mar y que pueda utilizarse para el baño; y un “mini Gulliver”, un espacio de juego a gran escala con un barco del naufragio de este aventurero.

Desde la Asociación de Vecinos de Natzaret aseguran que esta iniciativa es “un pequeño gran paso en la buena dirección, y con deberes para las generaciones más jóvenes”, pero que llega “con retraso y por la persistencia de la reivindicación de nuestra AVV, aunque llega, y continua la reivindicación sostenida por las generaciones más jóvenes”.

Del mis modo, destacan que el proyecto ganador, (Con)fluir, plantea que el parque de Desembocadura recupere en un futuro la salida al mar, una “petición histórica del vecindario organizado del barrio de Natzaret” y que seguirán reclamando porque quieren “un parque CON desembocadura y SIN los malos humos del puerto”.

Por otro lado, lamentan que “este proyecto solo reparará una parte de la histórica de la ampliación sur del Puerto que acabó con las playas de Natzaret y La Punta”, aún así valoran el “orgullo” que ha sido poder participar como jurado del concurso en representación de la Federación Vecinal de València.

Conseguimos el traslado de una fábrica peligrosa que el Puerto de València instaló en el barrio tras cuatro décadas de lucha vecinal y ahora avanzamos con el parque de Desembocadura. La reivindicación continua. El rio es nuestro y lo queremos limpio, verde y abierto al mar”.

Últimas noticias

Contenido relacionado