viernes, 14 junio 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Rosario Sabater: ‘Inclusión es estar donde te invitan y donde crees que debes estar y hacerte el hueco’ 

La presidenta de la Fundación Espurna, referente en Gandía, Torrent, Tavernes de la Valldigna y en gran parte de la Comunitat, descubre el mundo laboral de las personas con diversidad intelectual que 'dan sentido' al proyecto.

Rosario muestra a sus invitados el taller cerámico donde trabajan decenas de personas. Elaboran multitud de productos para encargos, bajo pedidos de empresas pero también en una producción propia que venden en sus tiendas. Los motivos falleros y los complementos están entre sus artículos más demandados. Toda Gandía conoce su trabajo y su labor. Una labor que da sentido a muchas vidas y no se limita únicamente al ámbito laboral. Es la Fundación Espurna, un sueño, un reto, una necesidad y ahora un instrumento que da ejemplo de inclusión superando aún cada día barreras y prejuicios afortunadamente cada vez un poco más difusos.

Imagen de los productos de ‘La Botiga’ de la fundación Espurna a través de su web: https://www.espurna.org/botiga

Rosario Sabater preside esta fundación. Una iniciativa que se instaló hace 25 años en Gandia y que apostó por ofrecer atención integral de personas con discapacidad. Su objetivo: “proporcionar a cada una de las personas con discapacidad intelectual que apoyamos, una formación personal social y laboral que favorezca su total integración en la sociedad”.

Por eso, tanto para los monitores como para Rosario, heredera del legado que fundó su padre, es un orgullo ver como “día a día, todos dan lo mejor de ellos mismos para promover esa integración socio-laboral” .

Rosario, habla con Actualitat Valenciana y tras mostrarnos las instalaciones, se sienta en un mesa de despacho, en un rinconcito, junto a otros compañeros, y próxima a la zona de tienda. En la pared trasera, un retrato en colores, con la imagen de su padre, el impulsor del proyecto Espurna. Una entidad que ahora celebra un cuarto de siglo de vida y que reitera su presidenta, “no tiene sentido sin ellos”, añade con una sonrisa.

Pregunta: Espurna cumple 25 años. ¿Cómo ha sido su trayectoria desde que aterrizó la Fundación en Gandia hasta hoy?

Respuesta: Empezamos en un centro especial de trabajo con 5 trabajadores y actualmente tenemos 100, cien nóminas con discapacidad, que es un número importante. Después comenzamos con los talleres ocupacionales de 40 personas y, actualmente, en Gandia tenemos un taller ocupacional con 80 personas, un centro de día con 40 personas y en Torrent un centro ocupacional de 57 personas.

Además, tenemos las viviendas tuteladas. Comenzamos con una, ahora tenemos en marcha 21 y estamos acabando la construcción de seis más.

P: Se dedican a la integración socio-laboral y, tanto la fundación como sus integrantes, están metidos de lleno en la vida de Gandia y su sociedad. ¿Les costó conseguir que Gandia les conociera y les apoyara tanto?

R: A mí me gusta cuando se dice «estáis en todos los sitios», y sí, es verdad que estamos en todos los sitios porque lo intentamos, porque creemos en la inclusión, y la inclusión es estar donde te invitan y donde crees que debes estar y hacerte el hueco. 

Vimos que, desde un primer momento, las fallas se implicaron con nosotros. Nos traen al Tío de la Porra, vienen a ver nuestra falla, nuestra cremà y nuestra famosa globotà, que las Fallas de Gandia no empiezan hasta que no hacemos esto. En esta globotà viene el ayuntamiento de Gandia, la Junta Local Fallera y a ellos le gusta ver que todos se interesan por lo que hacen. Al final se trata de romper barreras y hacer ver que no somos tan diferentes.

“Al final se trata de romper barreras y hacer ver que no somos tan diferentes”(…)¡cuesta! pero cuando naturalizas es cunado lo consigues”

Sí que cuesta, porque barreras hay, pero cuando naturalizas es cuando lo consigues. Entramos en la cabalgata de reyes, participamos en Porrats… Hay que tener vocación de implicarse y al final la gente se hace contigo.

P: Por cierto, ¿qué actividades extraordinarias están realizando para celebrar el 25 aniversario de la Fundación Espurna?

R: Este año queremos hacer todos los actos como años anteriores. Además, ya estamos haciendo todas las salidas como antes de la pandemia. Hemos celebrado fin de año, estamos preparando el viaje de pascua, estamos haciendo las salidas de fin de semana.

Queremos hacer también el Jacobeo y estamos pendientes de hacer un viaje muy especial para celebrar nuestro 25 aniversario.

Siempre estamos de fiesta en fiesta y hacemos todo lo posible para no parar. No queremos parar como en la pandemia y tratamos de enfocarlo de otra manera para poder hacer todas las actividades.

“Gracias a las empresas que ya están inmersas en la inclusión laboral, podemos tener tantos lugares de trabajo (…) todas las formaciones se realizan para que ellos puedan trabajar”

P: ¿Qué les ofrecen a los usuarios para que consigan incluirse en la vida laboral?

R: Los cien trabajadores están trabajando para empresas pero los tenemos nosotros en nómina. Nosotros continuamos buscando empresas que quieran ofrecer estas oportunidades y que confíen en nosotros.

Gracias a las empresas que ya están inmersas en la inclusión laboral podemos tener tantos lugares de trabajo. Nosotros nos continuamos moviéndonos como hasta ahora para poder aumentar los puestos de trabajo.

También les damos formación en Espurna, tenemos tres cursos: uno en cocina, uno en restaurante y bar, y otro de cerámica. Toda esta formación se realiza para que ellos puedan trabajar.

Restaurante Boga: Inclusión en cocinas y en sala

P: El Restaurante Boga es uno de sus proyectos más importantes. ¿De dónde salió la idea de montar un restaurante inclusivo?

R: Esto fue una locura -risas-. Vino la crisis del 2011 y se nos quedó mucha gente en la calle, las empresas de lo primero que prescinden es de trabajadores que no son suyos. En ese momento salió ese local como una oportunidad, nos lo ofrecieron a muy buen precio y pensamos: “Gandia es sol y playa, estamos en una crisis de empleo, entonces nosotros vamos a ser también sol y playa”. En mi familia nadie ha tocado la hostelería, pero lo montamos.

La verdad que el local es espectacular y nos da la oportunidad de dar formación además de estar sirviendo. También pensamos que, si el restaurante no salía hacia adelante, nos podía servir como centro de día, ya que el local reúne las condiciones necesarias para ello. 

Como entidad pensamos: como plan A el restaurante y así podemos comenzar con la inclusión laboral desde dentro.

P: ¿Cómo se tomaron los usuarios de Espurna el anuncio de este proyecto?

R: Ellos super bien porque es un trabajo en el que estás de cara al público. Cuando nosotros decimos la cantidad de trabajadores que tenemos, la gente no se lo acaba de creer, pero hacemos muchos kilómetros para buscar ese trabajo. El tener en Gandia este tipo de empleo, ha sido muy valorado. 

Es un trabajo de cara al público y lo ponen mucho en valor, porque la gente que está en limpieza o fábricas no se ve, y este trabajo es como un reconocimiento. La gente se maravilla y ellos se lo han tomado genial. Es un trabajo cansado, como es la hostelería, pero ellos lo llevan muy bien.

“Abrimos la primera vivienda tutelada porque nos encontramos varios casos en el que los padres habían fallecido y ellos se quedaban solos o con los hermanos”

P: ¿Las viviendas tuteladas juegan un papel importante en el desarrollo social de los integrantes de Espurna?

R: Todo el mundo tiene la idea idílica de que vienen a las viviendas por un tema de autonomía, que es la transición a la vida adulta, pero no es así. Realmente nosotros abrimos la primera vivienda porque nos encontramos varios casos en el que los padres habían fallecido y ellos se quedaban solos o con los hermanos. Los hermanos, a veces, venían a decirnos que la situación era insostenible ya que ellos cogen poder rápidamente y muchas veces se hace incontrolable. 

Con esta información quisimos poner este proyecto en marcha y empezamos con una sola vivienda para siete personas. Montamos una, después la segunda y hasta hoy, que cantamos con 21 viviendas tuteladas

El aprendizaje y desarrollo de las actividades de la vida diaria es fundamental para la integración y autonomía de los usuarios de la fundación Espurna.

La mayoría de ellos son personas que sus padres ya son muy mayores y que ven que hay que hacer ya una transición; otros que asumen su cargo los hermanos pero la situación se hace incontrolable, y también personas que vienen de familias desestructuradas y vienen de menores. 

Para ellos es su casa y lo viven así. Los que vienen al taller pero no viven, ven en estas viviendas que el día de mañana van a tener un lugar donde poder ir, al igual que las familias. Ojalá pudiéramos poder dar esa respuesta a todos pero, desgraciadamente, no podemos. Aún así, tienen la tranquilidad de que alguien les atenderá y no se quedarán sin nada.

“Lo mejor de Espurna son Las personas que atendemos y el día a día con ellos, Son las pilas que te hacen funcionar a veces, cuando te encuentras problemas con la administración, te ahogas, pero ellos te dan energía”.

P: Para usted, ¿qué es lo mejor de Espurna?

R: Las personas que atendemos y el día a día con ellos. Son las pilas que te hacen funcionar porque a veces, cuando te encuentras problemas con la administración te ahogas, pero ellos te dan energía. Sobre todo, las ganas de vivir que tienen, que son infinitas, y todo te lo transmiten.

Espurna no tiene sentido sin ellos. ¡Son ellos!.

Últimas noticias

Contenido relacionado