07:02 - viernes, 23 febrero 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

El sector logístico ‘presiona’ por la ZAL una vez superado ‘el bloqueo político’

Alfredo Soler: 'estamos esperando el dictamen judicial pero ya no depende de un freno político como en los años anteriores'

La asociación de empresarios logísticos Propeller Valencia ha situado la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Puerto como una de las principales reivindicaciones sobre las que está “presionando” el sector, en este caso al Ayuntamiento de València. Sus representantes se han mostrado “seguros” de que se podrá “desencallar” el proyecto tras haberse superado el “bloqueo político” de los últimos años.

Así se ha puesto de manifiesto en un encuentro de Propeller con los medios de comunicación, en el que su presidente, Alfredo Soler, ha explicado que MSC está en contacto con el Ayuntamiento de València, que anunció que la licencia para el proyecto de MSC en la zona estará lista en el primer trimestre de este año “para que empiecen las obras“.

“No creo que ningún proyecto pueda quedar bloqueado cuatro años a nivel jurídico, tiene que haber un bloqueo político y de voluntades. Este bloqueo político ya se ha superado, estamos esperando el dictamen judicial pero ya no depende de un freno político como en los años anteriores“, ha apuntado Soler.

A este respecto, la vicepresidenta segunda de la asociación y también Branch Manager en MSC, Carolina Lorente, ha añadido que “sentirse escuchado ya es un avance sustancial, que el Ayuntamiento se involucre, se manifieste, poder dirigirnos a alguien”. “La ZAL es una necesidad para nuestros clientes. No es solo una reivindicación de MSC, es una reivindicación del Puerto de València y de las empresas del entorno del Puerto de València”.

En ese mismo sentido, desde la directiva de Propeller han afirmado que hay otras empresas además de MSC que tienen proyectos y planes de obra en el recinto y “están esperando la licencia para poder poner el primer ladrillo”. En cuanto se desbloquee la situación de la ZAL, han afirmado que la construcción privada irá “rapídisimo” y podrán instalarse en “cuestión de meses“.

También desde la directiva de la asociación, Antonio Crespo (Valencia Terminal Europa) ha afirmado que “cuando se ponga en marcha se va a llenar enseguida” y que “se va a quedar corta muy rapido”. No obstante, ha lamentado que “muchos proyectos se marcharon de València porque no podían esperar más“. Iniciativas que, según el sector, serían muy difíciles de recuperar porque ya se han establecido en otros clusters.

A nivel de la administración autonómica, Propeller centra sus peticiones en el desarrollo de infraestructuras intermodales como Fuente de San Luis y las necesidades de descongestión en las entradas al Puerto y el área metropolitana, en especial la V-30 y V-31.

En este sentido, sobre el acceso norte, Soler ha subrayado que “sigue siendo de vital importancia” para la asociación, aunque “ha llegado a un punto de politizarse tanto que es hasta contraproducente seguir presionando más” por su parte.

MAR ROJO Y DERECHOS DE EMISIONES

Otras de las cuestiones que han puesto sobre la mesa desde Propeller son las consecuencias de la crisis del mar Rojo, la posición estratégica del Puerto de València para canalizar tráfico desviado y, dentro de los correspondientes sobrecostes económicos que implica esta coyuntura, los efectos que puede tener el nuevo sistema de comercio de derechos de emisiones (ETS).

Soler ha expuesto que, con la interrupción de tráficos por el canal de Suez, el Mediterráneo se ha convertido en un “mar con fondo” y que los grandes barcos de transbordo pueden quedarse en las zonas más occidentales y elegir puertos hub de descarga para la posterior distribución de mercancías en barcos más pequeños (feeder), una opción más contaminante.

Ante esta situación, Propeller ha encargado un estudio a la universidad de Amberes –cuyas conclusiones prevé tener en breve– con la comparativa de elegir el Puerto de València frente a otros para la canalización de las mercancías de países asiáticos que deben distribuirse en Europa. La asociación ha defendido la posición estratégica de València y pretende promocionarlo como punto de entrada a Europa para los buques que dan la vuelta por el cabo Buena Esperanza. Propeller espera que la situación del transporte marítimo se regularice “poco a poco”, aunque pensaba que a estas alturas ya se habría normalizado.

MENOS COMPETITIVIDAD PARA LA INDUSTRIA

Soler ha mostrado la preocupación porque la situación de la logística “afecta muy duramente a la falta de competitividad de las industrias locales” y, especialmente, las empresas exportadoras valencianas y la industria cerámica, con cadenas de suministro afectadas, aumento del tiempo de tránsito de mercancías y sobrecostes.

Sobre estos sobrecostes, ha criticado que el ETS “suma encima más sobrecostes” y resta competitividad al gravar las paradas de los buques en puertos europeos. “Es una piedra en el camino que en Europa nos estamos tirando sobre nuestro propio tejado” y que supondrá más millas de navegación y emisiones al intentar evadir los puertos europeos, ha avisado.

Propeller ha puesto el foco en los efectos que todo esto y la guerra en Ucrania tienen sobre la industria gasintensiva cerámica, ya que el azulejo es el principal cliente del puerto y “lo está pasando fatal”, con sobrecostes de más de 1.800 millones de euros según Ascer. Desde el sector portuario lo están “notando”, sobre todo en las exportaciones, ha comentado Soler.

Por otro lado, el presidente de Propeller ha señalado que las nuevas alianzas entre navieras “dibujan un panorama totalmene nuevo a partir de 2025” y que “peligra” la permanencia de algunas compañías en el Puerto de València debido a estos movimientos. Frente a ello, ha abogado por “fidelizar” a las empresas. Para los directivos logísticos, “no nos podemos dormir ni nos podemos parar, o el Puerto sigue evolucionando o te quedas fuera del partido”, han advertido.

Últimas noticias

Contenido relacionado