viernes, 19 abril 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Los vecinos de Campanar, un mes después del incendio: ‘La incertidumbre ante el futuro es la mayor preocupación’

Entre los retos a los que se enfrentan se incluyen la dificultad de pagar la hipoteca junto a un alquiler, la espera de las ayudas prometidas por la Generalitat y saber si podrán volver a sus casas

El incendio más virulento de la historia de València devoró el pasado 22 de febrero en menos de una hora las dos torres del complejo ubicado en el número 2 de la calle Poeta Rafael Alberti de Campanar causando la muerte a diez personas y calcinando 138 pisos. Ahora, un mes más tarde, los propietarios quieren regresar cuanto antes a sus casas, reconstruidas y con materiales seguros, y afirman que “la incertidumbre ante el futuro” es su “mayor preocupación”.

Pensar cuando tengamos que pagar la hipoteca y un alquiler no nos deja dormir”, confiesa Belén, una vecina que residía en el cuarto piso del edificio, y que esa tarde vio desde su apartamento de Dénia por las cámaras de seguridad que tenía dentro de la vivienda cómo lo perdía todo. Cuenta que los vecinos siguen cuatro semanas más tarde “en estado de incredulidad por todo lo que ha pasado”, aunque “un poco más tranquilos intentando recuperar la normalidad”. Aunque no es fácil.

“Cada vez que volvemos al barrio cuando ves el edificio se te encoge el estómago”, señala. “Intentamos poco a poco ir avanzando pero es inevitable que en cualquier momento del día te venga a la cabeza. Mucha gente estamos en tratamiento médico desde el día después del incendio y hay que dar gracias a los psicólogos del Ayuntamiento”, apunta.

En su caso, ella realizó tres videollamadas con los bomberos para guiarles y tratar de recuperar alguna pertenencia, en especial las joyas que fueron de su madre. “Mi piso estaba totalmente arrasado, no quedaba ni una pared, yo les iba indicando recto, a la derecha, buscad ahí, donde había un armario”, rememora. Recuperó un reloj de su padre y un tenedor de plata de cuando ella era bebé. Muchos vecinos no pudieron llamar. Aún hoy no pueden pasar junto al edificio. “Con eso te acuestas y con esto te levantas”, indica.

Todas las semanas mantiene una reunión de vecinos. Destaca “la agilidad” con la que las Administraciones les facilitaron los primeros días duplicados de los principales documentos –del DNI, SIP, pasaporte, libro de familia, “en eso un diez”, agradece– aunque todavía no los tengan todos. En su caso, por ejemplo, sí cuenta ya con la escritura del notario pero está a la espera del certificado del registro de la propiedad. Las empresas, resalta, fueron “muy empáticas” y dieron días libres a los damnificados para poder realizar estas primeras gestiones.

Además, las ayudas también están llegando “poco a poco”, aunque todavía no todos los afectados han recibido las comprometidas por la Generalitat –las van trasfiriendo por paquetes–, ni han pagado todas las aseguradoras, detalla.

Por ello, la preocupación se mantiene a corto, medio, pero sobre todo a futuro porque, una vez pase la cadencia de las hipotecas, advierte que es “totalmente inviable” poder hacer frente al banco mientras se paga un alquiler, y más cuando en el barrio desde el incendio “no han dejado de subir” el precio. “He visto precios a 900 euros y cuando lo vuelvo a buscar ya están a 1.200”, reprocha.

“NUESTRA VIDA ESTÁ EN CAMPANAR”

Belén señala que los propietarios –si no todos, el 98%– quieren regresar a sus casas porque ese es su barrio, en el que tenían escolarizados a los hijos, las extraescolares o sus trabajos.

“La acogida en Safranar –donde ahora residen provisionalmente 229 afectados en 99 viviendas– ha sido también de diez, saben quienes somos y siempre hemos tenido una buena palabra o un abrazo, pero nuestra vida está en Campanar“, relata.

Así, señala que la alcaldesa, María José Catalá, fue “muy explícita” y a los propietarios se les concendió tres meses de estancia en estas viviendas municipales prorrogables a un total de seis meses y luego se estudiará cada caso, algo que ve “lógico”, pero “tenemos miedo de que se nos olvide y seguiremos luchando para poder recuperar nuestras vidas“, recalca.

La comunidad de propietarios del edificio incendiado en el barrio de Campanar ha interpuesto una denuncia en el Juzgado de Instrucción número 9 de Valencia por un presunto delito de daños por imprudencia grave respecto a las posibles negligencias de los agentes de la edificación del inmueble. Consideran que los agentes de la edificación pudieron cometieron negligencias “que pudieron ser claves en la propagación y consecuencias del incendio”.

Últimas noticias

Contenido relacionado