sábado, 25 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Catalá y Ballester niegan ‘censura’ en fallas municipales y la oposición les acusa de ‘politizar’ el jurado

Desde el consistorio defienden que se busca evitar ofensas y polémicas como las de este año y aseguran que 'no se coarta la libertad de expresión ni de creación'

La alcaldesa de València, María José Catalá, y el concejal de Fallas, Santiago Ballester, han negado que exista “censura” en el nuevo modelo de composición del comité de selección de los proyectos de las fallas municipales de 2025, frente a las críticas de la oposición, que ha acusado al equipo de gobierno –integrado por el PP y Vox– de “politizar” el jurado al sustituir que fuera “independiente” al ser designado por entidades falleras y artísticas” por uno “de cuota” y elegido por los partidos.

Por un lado, la primera edil, en declaraciones a los medios tras la Junta Local de Seguridad celebrada este martes en el consistorio, ha justificado ese cambio de modelo respecto a los últimos años tras la “polémica que suscitó” estas pasadas fiestas la falla municipal, obra de los artistas Escif y Pere Baenas. “Hubieron determinadas comunidades que se sintieron ofendidas, hasta el punto de que el artista fallero me solicitó el día de antes de la ‘Cremà’ que algunos ninots fueran indultados”, ha asegurado.

Pese a ello, ha defendido que con esta nueva fórmula “no se pretende en ningún momento, ni mucho menos, coartar la libertad de expresión y la libertad artística y de creación”, puesto que, para Catalá, queda “fuera de toda duda” y es “bueno” que la falla municipal “sea crítica, irónica y aborde cualquier tema y problemática social”.

No obstante, ha matizado que a partir de ahora pretenden que desde el monumento municipal “no pueda sentir ninguna persona ofendida”, como, a su juicio, ha ocurrido este año. “Yo creo que esto no se debería repetir. Por tanto, tiene esa voluntad, ni más ni menos”, ha insistido.

En la misma línea, el concejal de Fallas y presidente de la Junta Central Fallera (JCF), Santiago Ballester, ha defendido el modelo impulsado por su Concejalía –que establece un jurado elegido por los partidos y no por artistas y falleros, como en los últimos años– y ha negado que exista “ningún tipo de censura” en la elección de las fallas municipales.

En todo caso, ha argumentado que con este cambio pretenden ser “más objetivos con aquello que pueda causar alguna discrepancia o roce” con el público, al tiempo que abordar esta cuestión con “mucho más cariño”.

“Anteriormente, los miembros que participaban en la elección de las fallas municipales eran elegidos directamente por el concejal. Ahora, lo que hemos hecho ha sido dar un paso más allá y dar participación a todos los grupos políticos para que ellos puedan aportar a los miembros que puedan valorar la elección de la falla. Les hemos dado una participación abierta, porque para eso es la falla del Ayuntamiento”, ha expuesto.

Seguidamente, Ballester ha negado que sean “los políticos quienes vayan a elegir la falla municipal” y ha insistido en que cada grupo municipal “delegará en quien corresponda”, ya sean artistas falleros o diseñadores, por ejemplo, de manera que sean estos “los que elijan” el monumento que se plantará en la plaza del Ayuntamiento.

“REPARTO EN PROPORCIONALIDAD”

Sobre el hecho de que seis de los nueve integrantes del jurado estarán propuestos o formen parte del equipo de gobierno (PP y Vox) , frente a los tres restantes de la oposición (Compromís y PSPV), Ballester ha defendido que se ha tratado de hacer “un reparto en proporcionalidad a cómo está la casa consistorial”.

“En años anteriores, lo que se hacía era elegir los cinco miembros a dedo. Nosotros no estamos haciendo eso, estamos abriendo al resto de grupos políticos que puedan participar. Si no son ellos, porque no se ven cualificados, que manden a gente preparada para que sean ellos los que hagan la elección de la falla”, ha deslizado.

Con el nuevo modelo, además, el propio Ballester (PP) y la concejala de Fiestas y Tradiciones, Mónica Gil (Vox), serán, respectivamente, el presidente y la vicepresidenta del mismo, y ambos tendrán voz y voto, mientras que en los últimos años el jurado estaba presidido por el concejal de Cultura Festiva, también con voz pero sin voto. Al respecto, Ballester ha aclarado que “utilizarán” esta herramienta “si fuera necesario” y solo “en caso de empate”. “Pero, si no es necesario, no se tiene por qué utilizar”, ha apuntado.

En cualquier caso, el también presidente de la JCF ha subrayado que las fallas son “sátira y crítica” y ha considerado que estos aspectos “tienen que formar parte de cualquier tipo de falla” porque “son parte” de ella. “Por supuesto que sí”, ha afirmado.

Preguntado por cuántos artistas han presentado sus proyectos hasta el momento para realizar las fallas municipales del próximo año, Ballester ha indicado que ha podido ver “en redes sociales” que varios artesanos “se van a querer presentar”, pero ha puntualizado que por ahora “formalmente” no lo han hecho. “Estamos contentos si esto va a más”, ha subrayado.

Por último, preguntado por la inclusión de una cláusula en las bases que recoge la eliminación de aquellas propuestas que “no respeten la objetividad y respeto que deben reflejar las fallas municipales de la ciudad de València”, Ballester ha indicado que este término trata de que “no vuelvan a suceder cosas como han sucedido en años anteriores”. “Es lo que queremos evitar”, ha matizado.

LA OPOSICIÓN DENUNCIA “CENSURA”

Desde la oposición, los concejales de Compromís Papi Robles y Pere Fuset han denunciado que desde el equipo de gobierno y la Concejalía de Fallas tratan de “censurar directamente” la falla municipal al cambiar un jurado “de experta relevancia fallera” por otro elegido “a dedo por los políticos” para, además, “facilitar la censura en caso de que no sea de su gusto” el monumento.

“Catalá vuelve a pensar que el dinero del Ayuntamiento está en su propio banco y que puede hacer lo que le dé la gana”, ha reprochado Robles a la primera edil. Frente a ello, ha defendido que las fallas son “de toda la ciudad”, por lo que ha instado a la alcaldesa a “dialogar” y “gestionar más” para “continuar avanzando”.

Por su lado, Fuset –exconcejal de Cultura Festiva y presidente de la JCF con el anterior gobierno del Rialto– ha acusado al PP de “politizar” el comité de selección de las fallas municipales, al “cambiar un jurado independiente designado por entidades falleras y artísticas” por otro “de cuota” en el que el PP y Vox “suman el 70% de sus miembros”.

Ante esta situación, ha reivindicado que las fallas son “arte y crítica” y ha acusado al PP de “atacar” este principio, además de “institucionalizar la censura” en los monumentos municipales con una cláusula que “hace explícita que aquellas críticas que molesten al Partido Popular y a Vox podrán ser directamente eliminadas”.

“UN MENSAJE AL CONJUNTO DE ARTISTAS”

Asimismo, Fuset ha advertido de que esta situación “no solo afecta a las fallas municipales”, sino que es “un mensaje al conjunto de los artistas” de que “aquella crítica que pueda molestar pueda ser censurada o no premiada”. “Si las fallas son arte, han de ser valoradas por criterios artísticos y no por cuotas políticas”, ha defendido.

Y desde el PSPV, la concejala Nuria Llopis ha cargado también contra el nuevo modelo de elección de las fallas municipales y, al respecto, ha manifestado que el jurado debe ser “independiente” y estar conformado por “personas expertas en el mundo del arte y en las fallas en sí”. “Las fallas que son de todos tienen que tener la esencia de la crítica y la sátira”, ha defendido. Al mismo tiempo, ha acusado al PP de implantar una “censura” en el mundo fallero, así como en “todos los ámbitos municipales”.

Paralelamente, Llopis ha adelantado que el PSPV delegará el vocal que le corresponde a “personas que sí que son los que deberían decidir cuáles son las fallas municipales que nos representan para las próximas fallas” y, concretamente, en el Gremio de Artistas Falleros de València.

Últimas noticias

Contenido relacionado