domingo, 19 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

El duro testimonio de un paciente con cáncer de colón alerta de la urgencia de normalizar las pruebas de cribado

Toader Frunza relata como su vida cambió tras ser diagnosticado y la ayuda que recibe de la AECC: ‘En dos horas estaba en la mesa de cirugía’

La vida de Toader Frunza cambió por completo el pasado 20 de enero cuando acudió a Urgencias del Hospital de Requena tras llevar desde Nochevieja con fuertes dolores estomacales que atribuyó a algún tipo de gastroenteritis o una ulcera. “Jamás” pensó que se trataría de un cáncer de colón del que le operarían ese mismo día tras detectarse que estaba ya en principio de fase 4.

“Fuimos el 20 de enero a Urgencias por empeño de mi mujer, y gracias -suspira-. Allí me hicieron una analítica y en dos horas estaba en la mesa de cirugía. Fue brutal para mí, para mi familia y para todo mi entorno“.

Así es el testimonio que Toader Frunza, paciente de cáncer de colon y usuario de la Asociación Española contra el Cáncer de València, ha narrado durante la presentación del informe de actividad de la entidad en 2023, que alcanzó “récord” de atenciones psicosociales y físicas hasta las 42.775, un 31% más que el ejercicio anterior.

La vida te cambia totalmente. Nuestra vida se ha puesto patas arriba, emocional y económicamente. Lo pasamos muy mal” expresa compungido Frunza, que también cuenta que tras ser diagnosticado de cáncer su salario paso a ser de 800 euros al estar de baja de los dos empleos que tenía y por los que trabajaba de 12 a 14 horas, mientras que su mujer entró en una fuerte depresión y desde hace 7 meses es incapaz de salir de casa.

Tras ello, se puso en contacto con la AECC y desde entonces recibe ayuda de la trabajadora social, Begoña, y de Sheila, la psicóloga, que le está ayudando “muchísimo” a “descargar sus miedos” y con sus “problemas del día a día”. Ahora está aprendiendo a vivir “otra vida”, pero las “fuertes pesadillas no le dejan dormir”, confiesa, y siente miedo de que se le reproduzca el cáncer o la “incertidumbre de que pasará mañana”. Ahora le han detectado una mancha en el pulmón y ha perdido a tres amigos y compañeros de quimioterapia.

Un impactante testimonio con el que Frunza ha querido lanzar un mensaje de ánimo al resto de pacientes y hacer un llamamiento para que todos los pacientes de cáncer y sus familiares busquen ayuda. “A pesar de lo duro que es hay que luchar y seguir porque se puede salir adelante. Cuesta mucho sí, pero gracias a la medicina de hoy en día y a la buena gente, podemos salir adelante”.

Un 40% de las personas sigue sin realizarse las pruebas de cáncer de colón

Por su parte, el oncólogo y miembro del Comité Técnico de AECC València, Antonio Llombart, ha puesto en valor la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz de esta enfermedad y ha abogado por “reforzar” los programas de cribado de cáncer de colón para que casos como el de Toader “no sean tan al límite por una urgencia ni tengan que operarse” sino que “haya un diagnóstico mucho más precoz”.

Hay tumores que tardamos mucho en diagnosticar y creo que el caso de Toader es muy evidente. Pero se está implementando en la Comunitat Valenciana y en la provincia de València el programa de cribado colón para reducir la mortalidad diagnosticando lesiones premalignas o malignas muy iniciales” ha explicado.

No obstante, ha lamentado que está “costando” convencer a la población de su importancia porque “la gente tiene un poquito de pánico por si sale positivo y hay que hacerse una colonoscopia”. “No es tan sencillo como una mamografía, pero es evidente que tenemos que seguir mejorando nuestras cifras”, ha expresado.

De hecho, Llombart ha alertado que un 40% de las personas sigue sin realizarse las pruebas de sangre oculta en heces, aunque le llegue por correo a su domicilio. Por ello, ha abogado por crear “una cultura” como se ha realizado con otras pruebas de detención como las mamografías.

“Hace 40 años, que las mujeres fuesen a hacerse una mamografía era visto de una forma extraña y ahora ya no pasa. Hay que crear una cultura en la educación para que las personas entiendan que esto es un problema grave y que se puede reducir la incidencia. No es solo que el sistema ponga la estructura sino que las personas entiendan que es muy importante” ha asegurado.

Por otro lado, el doctor Llombart ha señalado que mientras que en el cáncer de mama el porcentaje de supervivientes se sitúa en el 85% o 87%, al igual que otros países como Estados Unidos o Francia, en el cáncer de pulmón tan solo hay un 20% de supervivientes, una “de las grandes lacras” porque “se tarda mucho más en diagnosticar”.

Más de 31.000 pacientes de cáncer al año

El cáncer es una enfermedad que cada año afectada a más de 31.000 valencianos, según el Observatorio de la Asociación Española contra el Cáncer. De entre las personas atendidas por la Asociación, el perfil más común es mujer, entre los 46 y 65 años, en tratamiento activo, aunque el porcentaje de familiares que acuden a la Asociación cada vez es más significativo y actualmente representa el 34%, tal y como ha explicado Tomas Trenor, presidente de Contra el Cáncer València.

Del mismo modo, se observa que el equipo de psicooncólogos ha incrementado un 34% las atenciones hasta sumar 19.793 en 2023. En concreto, la atención grupal se ha triplicado en un año, con 63 grupos terapéuticos enfocados a gestionar las emociones, el duelo o el miedo a la recaída. “Uno de cada tres pacientes requieren de atención psicológica especializada para afrontar la enfermedad. Mientras el sistema sanitario no lo cubra, nosotros la ofrecemos”, asegura Trenor.

Las trabajadoras sociales han realizado en un año 3.180 atenciones para afrontar el impacto socioeconómico del cáncer, el doble que el año anterior. Entre los servicios prestados, han aumentado un 67% las gestiones de alojamiento para aquellas personas que se desplazan para recibir tratamiento y, frente a la tendencia inflacionista, han repartido 257 ayudas económicas de emergencia, un 50% más que el año pasado, por valor de 260.000 euros.

En 2023 se mantuvo una tendencia alcista de precios que ha repercutido especialmente en los hogares con mayor vulnerabilidad. Las familias con un miembro con cáncer asumen gastos como el de medicamentos, desplazamiento para recibir tratamiento y material ortoprotésico que se valoran entre 150 y 300 euros durante el transcurso de la enfermedad. Ante esta situación, la Asociación mantiene las ayudas para sufragar el coste de la luz, el agua, el alquiler, o la propia comida” indica el presidente.

Por último, la Asociación ha invertido más de 1,2 de millones de euros en 2023 para proyectos de investigación, poniendo el foco en el talento joven. “Solo con la investigación podremos lograr avances que permitan mejorar el diagnóstico precoz o el abordaje de la enfermedad para que haya más esperanza frente al cáncer. Actualmente, somos la entidad social y privada que más fondos destina a la investigación del cáncer”, ha indicado el oncólogo Llombart.

Últimas noticias

Contenido relacionado